Verano… una época de festivales. Por ello ¿es necesario? recordar Spring Breakers, una película del 2012 protagonizada por las principales y más famosas promesas juveniles de todo Hollywood: Selena Gómez, Ashley Benson, Vanessa Hudgens, Rachel Corine y James Franco

Para que os hagáis una idea, aquí tenéis el trailer, pero ojo, ¡que no os engañe, es mejor que la película!

Mala, no, malísima

Cuatro chicas universitarias quieren ir a un festival en semana santa, por lo que han estado ahorrando todo el año unos 100 dólares (¡increíble!!). No tienen dinero para ir, pero eso no las frena, deciden atracar una cadena de comida rápida para ir.

Total, consiguen el dinero y van, se pasan bailando 40 minutos de película y las detienen así por que si. Las condenan dos días en el calabozo por estar en un lugar chungo. La única manera de salir antes de tiempo es que pagaran una fianza.

James Franco, encarnado a un cani con aspiración a Pablo Escobar las libera, pero este tipo no es de fiar, es el mayor mafioso de la zona. La película acaba con dos de las chicas matando a unos 30 mafiosos en bikini.

En esta película todo lo que ocurre es arbitrario

Nada de lo que ocurre en Spring Breakers está justificado. Lo único que merece la pena es el tráiler. Aquí algunas incoherencias:

Se supone que van a un festival “súper chulo de la leche”, pero lo que se ve en la película es un simple motel con una piscina y con cuatro canis colgados en una camioneta con altavoces.

Parece que las chicas extraviaron la maleta porque en el 90% de las secuencias están en bikini. Vale, están en un festival, allí es lógico. Pero ¿en el juzgado? ¿en las celdas? ¿en la casa de los mafiosos en la que todos ellos van con camiseta?

Parece mentira que este elenco haya decidido apostar por esta película.

¿Guion? ¿pero qué guion?

La película, si se la puede categorizar así, tiene unos diálogos repetitivos, y tontos, no exagero. Hay una conversación y al minuto se repite la misma conversación.

El único resquicio de guión que hay en Spring Breakers está en el trailer, eso es todo lo que pasa en la película. Los demás momentos están vacíos, o llenos según se vea de gente bailando a lo MTV.

La forma se come al contenido

En cuanto a la fotografía y al acabado final de Spring Breakers, lo más llamativo son los colores que tintan la imagen, pude distinguir colores cómo rosa, amarillo, violeta, todos tirando a el fosforito.

Por lo que esto y por otros aspectos como las transiciones dotan a la película de cierto aspecto a videoclip. Prueba a quitar el volumen de Spring Breakers, tampoco te perderás nada y pon una música movidita, ya verás cómo parece un videoclip.

Resumiendo, no te recomiendo para nada esta película, a no ser que quieras ver a estas cuatro chicas en bikini.

Puntuación: 2/10

Puntuación usuarios:
Media: 3