Sofía lo ha vuelto a hacer

Sofía Coppola siempre ha explorado temas convencionales desde prismas personales, La seducción no se queda atrás. Alejado del amor y la soledad de Lost in Translation, su nueva película nos traslada a otra época en la que descubrimos dónde se esconden los instintos más básicos del ser humano.

¿De qué trata?

Un soldado americano cae herido durante la guerra de Secesión y una escuela de señoritas del sur, cuidan de él hasta que sanen sus heridas. La presencia masculina disparará los resortes que ellas creían tener bajo control.

Un elenco espectacular

El grupo de señoritas de Miss Martha (Nicole Kidman) formado por Edwina (Kirsten Dunst), Alice (Elle Fanning) o Amy (Oona Laurence) representan a la perfección a los personajes que nos van a acompañar a lo largo de esta historia. Por otro lado tenemos al consagrado Colin Farrel, en el papel del cabo McBurney. Sensacionales todos y cada uno de ellos, pero sobre todo ellas. Esta es una historia repleta de mujeres, fascinantes personajes femeninos.

Cannes ya nos dio la pista

Se nota que La Seducción es una película de festival. Su presencia siempre es grata para los entendidos del mundillo. La fotografía es un elemento llamativo que consigue atraer nuestra atención en cada momento. También es cierto que la acción se desarrolla en un espacio pequeño y que toda la cinta parece filmada en hora de brujas (cuando el sol se pone). Encontramos una asimetría buscada. Los planos parecen simétricos, pero si nos fijamos bien apreciamos esa imperfección que consigue plantearnos preguntas y ayudarnos a encontrar las respuestas.

El ritmo de la cinta es más pausado de lo habitual, pero necesitamos que la trama se cocine a fuego lento para poder saborear ese tercer acto que sin duda, no dejará indiferente a nadie.

A veces la comedia hace acto de presencia sin pretenderlo, pero esto aporta sustancia y da vida a sus personajes.

Puntuación: 7 / 10

Puntuación usuarios:
Media: 0