Una glaciación, una única opción

¿Dónde te refugiarías si hay una gran glaciación y no puedes salir del refugio sin ser congelado? ???? Está difícil la cosa… Pero, ¡no te preocupes! el creador de Okja, ¡tiene la respuesta! ¿en una cueva? ¿en un búnker? No, ¡en un tren! Así lo plasma en Rompenieves, el expreso del miedo, una película del 2013.

Tras una glaciación provocada por un compuesto químico liberado a la atmósfera por error, el último resquicio de la humanidad se encuentra en un gigantesco tren que está en continuo movimiento, en el que viajan diferentes clases sociales, los más adinerados van en la cabeza, los más desafortunados van en la cola. Estos, tras diferentes revoluciones fallidas intentarán llegar a la cabeza y obtener el control del tren.

Un tren, el último reflejo de humanidad

En el tren van todo tipo de personas, por lo que, mas o menos, la esencia del ser humano queda retratada.

Aunque hay pequeños aspectos que chirrían. ¿Por qué ocupar espacio del tren llevando a “chusma” (cómo ellos mismo los denominan)? Si es un tren tan exclusivo y es la única manera de salvarse… ¿Por qué gastar plazas en ellos? Quizás sería por lo dicho anteriormente, para reflejar a todo tipo de personas, aunque esto, sinceramente, sería inverosímil en la vida real, teniendo en cuenta que el dueño del tren es un multimillonario.

Cómo hacer una película con “poco presupuesto”

El presupuesto total de esta película es de 39 millones de dólares, algo reservado para lo que es Hollywood.

Esto demuestra una vez más que lo más importante de una película es su guión, ya que teniendo uno bueno se pueden hacer películas incluso en una sola localización, cómo ocurre en la primera parte de La Habitación.

Los escenarios de esta película han sido grabados en estudio, lo que abarata los costes, ya que las demás animaciones han sido realizadas por ordenador. Por lo que se puede intuir que la mayor parte del presupuesto ha ido hacia los actores, los cuales no destacan pero no están mal.

Esta vez, al igual que en Okja, el guión y la dirección van a cargo del propio Bong Joon-Ho, quién ha demostrado ya su carisma por hacer películas con un mensaje altamente ecológico con crítica a determinados sectores de la población.

Película entretenida, final con muchas interpretaciones.

La idea es buena, y aunque es un high concept (una idea potente que se vende bien pero difícil de desarrollar), ha sabido desarrollarla bastante bien, no haciendo decaer el ritmo en ningún momento.

La mayor parte de las críticas que recibe está película es por su final, del cual no puedo decir nada por si no la habéis visto, pero de libre interpretación. El único comentario que haré es este: el hombre es el mayor enemigo para el propio hombre.

Aún así es una película bastante entretenida, que esconde cierta crítica ecológica y humana, y que si te gustó Okja seguramente te gustará esta.

Puntuación: 6,7/10

Puntuación usuarios:
Media: 0