Esta película es el segundo largometraje como director de Fede Álvarez, tras “POSESIÓN INFERNAL” y que esta vez ha preferido usar un villano real.

Recalcó lo de villano puesto que el director y los guionistas nos obligan a verlo de esta forma, para ello utilizan una subtrama, sobre cómo el ex-marine ciego pierde a su hija en un accidente que se resuelve sin culpables en el juicio; por lo que decide secuestrar a la acusada para que le de un nuevo hijo, esta historia es necesaria por culpa del propio guión ya que en algunos de los estados de Estados Unidos esta permitido matar a aquellos que se cuelen en tu casa y en otros únicamente si van armados cosa que ocurre y que el co-protagonista de la cinta (Dylan Minnette que interpreta a Alex) recalca al ver que su compañero lleva un arma; ya que sin esa subtrama en lugar de asustarnos y estar nerviosos por la persecución o cacería que lleva a cabo Stephen Lang que interpreta al hombre ciego y ex marine dueño de la casa; deberíamos animarle a conseguir su propósito de acabar con los Ladrones sin escrúpulos capaces de planear el robo a un héroe de guerra que ha obtenido una indemnización por quedar ciego durante su servicio y que además a perdido a su única hija.

Pero la película cumple el objetivo de mantenerte en tensión, siempre que no sepas observar lo que se te muestra en la pantalla y esto es porque te muestra de manera muy obvia todo lo que se va a usar y por pura lógica el espectador se anticipa y es capaz de adivinar lo que va a ocurrir como que si el ciego no cabe por el conducto de ventilación lo hará el perro y que la protagonista (Jane Levy en el papel de Roky, una chica pobre que cuida de su hermana pequeña en una caravana y que tiene que lidiar con los indultos de la golfa de su madre) que ha alcanzado un tramo del conducto que es hacia abajo se lanzará cuando el perro vaya a alcanzarla que es lo que le dije a mi amigo justo unos segundos antes de que ocurriera.

Pero no todo es malo crea ansiedad gracias a la oscuridad, a los objetos que usan para defenderse, a los lugares claustrofóbicos por los que pasan y a una e interminable sucesión de momentos en los que están apunto de morir o de salvarse.

images-3

Cabe destacar la actuación de Stephen Lang, ya que transmite al espectador esa sensación de incertidumbre y temor ante lo que hay delante nuestra cuando estamos a oscuras, incluso el sentimiento de nerviosismo propio del juego de tinieblas o de las más que conocidas pruebas de shows televisivos en los que los participantes van a oscuras. Su interpretación consigue que nos creamos su ceguera, siempre con una mano en la pared y pasos de una distancia determinada pero algo dubitativos; pero pese a su discapacidad, no duda ni le tiembla el pulso a la hora de disparar, como un buen soldado norteamericano. Estamos ante otro buen papel realizado de un actor que tiene en su currículo, películas como “AVATAR” y series como “TERRA NOVA”, de entre muchas otras producciones de gran nivel y otras de serie B.

La puesta en escena es buena, sigue el guión de el resto de películas de este género; destacando una escena en la cual consiguen la simbiosis perfecta entre espectador y personajes puesto que el espectador ve la pantalla en negro por lo que no se ve nada en la sala, se escuchan las respiraciones y los leves movimientos de los personajes; y es entonces cuando solo la luz producida por el fogonazo del disparo ilumina la sala al igual que ilumina la habitación de la película y en ese momento tanto espectador como personaje pueden ver.

Es una película idónea para ver por la noche cuando no te consigues dormir, ya que su continua persecución la cual dura 70 de los 88 minutos, te dejara agotado; aunque he de reconocer que es entretenida, pero no tendrá ningún tipo de transcendencia, solamente es una película más y en 3 años nos habremos olvidado de ella

Puntuación: 5’5/10 ya que cumple sus objetivos.

 

Puntuación usuarios:
Media: 0