Un poco acerca del compositor

Hace escasos cuatro años, falleció uno de los compositores de banda sonora más representativos de la historia. Los primeros trabajos trascendentes de James Horner fueron La dama de rojo y Los siete magníficos del espacio. Asimismo, compondría y conduciría para la afamada saga de Star Trek II: La ira de Khan, una de las partituras más reconocidas de todos los tiempos. Esto le ayudaría a consagrarse como compositor y darse a conocer por su trabajo en grandes obras como: Límite 48 horas, Krull, Commando, Aliens: el regreso.

Los años noventa fueron la cresta de su trabajo. Su faena en históricas películas como Braveheart o Apolo 13, le llevaron a conseguir distintas candidaturas a los premios Óscar. Si hemos hablado de que fue una gran década, no puede faltar el trabajo que le llevó a ganar su primer Óscar,  Titanic (1997), por “My heart will go on”.

Su imponente trayectoria musical se resume en diez nominaciones a los premios Óscar. Dos a la mejor canción y ocho en el apartado a mejor banda sonora. Con Titanic, anteriormente mencionada, recibiría dos estatuillas (mejor banda sonora y mejor canción). En 2015, Horner fallecería en un trágico accidente de avioneta en su ciudad natal a los 61 años. Sin duda, un hito para la historia del cine.

La trama de la película, acontece en el año 2154, un futuro utópico donde el ser humano ha abandonado la Tierra debido a una crisis energética y busca nuevas superficies donde poder establecerse para engendrar vida (Pandora). Jake Sully es un ex-marine que padece una minusvalía en las extremidades inferiores y está penado a vivir en una silla de ruedas el resto de sus días. Jake ha sido elegido para ocupar la vacante de su hermano gemelo tras el fallecimiento de este.

Pandora, Avatar
Pandora, Avatar

Comentario generalizado de la banda sonora

En primer lugar, antes de realizar cualquier comentario sobre la banda sonora en cuestión, me gustaría destacar la figura de James Horner. Sin él, no hubiera existido la riqueza y personalidad que caracterizan a esta banda sonora. Para conseguirlo, estuvo trabajando más de año y medio en procesos de documentación y composición.

Sacando partido a las lecturas sobre este compositor, no cabe duda que es un estilo muy personal. Algo característico que nos puede ayudar a reconocer a este artista, además de su célebre parabará, es el extenso uso de la percusión (tambores y timbales) para enfatizar acciones, algo muy presente en Avatar. Otro recurso muy presente en esta obra es el empleo de sintetizadores para lograr nuevos colores, siempre ligados a un toque sinfónico. El mismo Horner afirma que ha creado multitud de colores y pigmentos que nunca antes han sido escuchados. Y así es, con su trabajo en Avatar ha demostrado la riqueza y el exotismo musical de Pandora.

Se acusa a Horner de recurrir a reciclar anteriores trabajos para componer nuevos, pero con Avatar no es el caso. Para ello, se basa en la mezcla de música orquestal convencional, instrumentos étnicos como la flauta japonesa, el cuerno tsungi o el gamelan (agrupación de instrumentos de origen indonesio similares al sonido de las campanas) y distintos coros, tanto masculinos como femeninos. Además de la música étnica, pieza vital en el trabajo de esta película, cabe tener en cuenta la música efectista, creada en su mayoría por sintetizadores.

Asimismo, para enriquecer la obra, se compusieron más de seis temas y motivos diferentes, para personajes, situaciones o sentimientos. Entre los más destacados están: el de Jake humano, encerrado en un mundo en el que se siente perdido, el del pueblo Na´vi, el de las montañas flotantes y el principal y más importante de todos, el tema de amor entre Jake y Neytiri. Uno de los motivos que bebe del tema principal de la película, es el de la naturaleza de Pandora. Ante todo, es una composición muy emocional que evoca al sentimiento en los momentos de mayor conflicto.

De izquierda a derecha: James Cameron y James Horner
De izquierda a derecha: James Cameron y James Horner

A modo de conclusión, me gustaría añadir que la elección de Cameron y Horner por esta apuesta no podía ser mejor. La banda sonora funciona a la perfección en todo momento, está muy bien repartida a lo largo de los tres actos de la película. Merece la pena hacer un visionado de la misma, solo por apreciar la belleza del universo que han creado. La pasión que Horner ofrece a cada uno de sus trabajos es de agradecer. Si no fuera así, no hubiera dejado para la historia del cine más de veinte títulos memorables, entre los que se encuentran las dos películas más taquilleras de la historia.

Solo hay que atender a las palabras que el director le ofertó tras su trabajo:

“Tu música es el latido y el espíritu de Avatar”. (J. Cameron, 2010)

Puntuación usuarios:
Media: 5