Cine palomitero

Death Wish (El Justiciero) es la nueva película norteamericana del director Eli Roth, es un remake del thriller setentero, protagonizado por Charles Branson, El justiciero de la ciudad de 1974.

El guion se basa en una venganza llevada a cabo por el protagonista, Paul Kersy, interpretado por Bruce Willis, un famoso cirujano, hombre ejemplar, que está dispuesto a todo por las dos mujeres de su vida: su esposa Lucy (Elisabeth Shue) y su hija Jordan (Camila Morrone).

Comienza su interpretación del justiciero de la ciudad de Chicago, cuando su mujer fallece a causa de un disparo y su hija queda en coma.

Trata de hacer justicia a través de los asesinatos de criminales que han podido participar en la muerte de su mujer. Como todo vengador trata de llevar una doble vida, cirujano de día, justiciero de noche. Esto recuerda a todos los superhéroes que últimamente pasan por la gran pantalla. Cómo todo vengador, tiene esa necesidad de cubrir su identidad para sentir que la que no “lleva máscara” es su parte más humana de sí mismo.

Se podría decir que muestra un estilo similar a otras películas que también narran una venganza como: Un Ciudadano ejemplar o Venganza. Todas ellas presentan a un hombre que trata de hacer justicia a través de sus propios métodos. Por lo que plantea una vez más al público las preguntas de siempre: ¿Qué es la justicia?, ¿Debería cada uno tomar la justicia por su mano? Estas dos preguntas son claves en la trama de la película, ya que son las que se plantean los ciudadanos de Chicago durante la trama.

Pone al espectador en esa constante duda de qué sería lo correcto ante una de esas situaciones.  Asimismo, se hace una continua crítica al uso de las armas en Estados Unidos, esto se muestra en la fácil venta de ellas y cómo se puede aprender a través de plataformas de internet a usar y desmontar un arma.

Bruce Willis en El Justiciero
Bruce Willis en El Justiciero

Bruce Willis es el perfecto justiciero, un actor dedicado principalmente a las películas de acción,  lo que le da un toque más personal, aunque ya desgastado. Bruce Willis tiene su público y se podría decir que esta película va dirigida a ellos.

Aunque sea un gran reparto, la película no hace justicia a su definición de suspense, ya que en todo momento sabes cuál va a ser la escena siguiente, en ese aspecto es bastante plana. Nos presenta otra vez la misma venganza de siempre, quizás una versión más moderna, pero claramente es el papel de justiciero que todo el mundo ya se sabe.

Puntuación usuarios:
Media: 2