Las segundas partes…a veces son buenas

David Leitch toma el relevo de la franquicia Deadpool.  Tras una exitosa, pero cuestionable primera entrega llega una secuela llena de intenciones y aciertos que supera con creces cualquier aspiración anterior.

Uno de los elementos que hacían más popular a Deadpool eran sus comunes rupturas de la cuarta pared (recurso que sigue sin ser nuevo). En esta ocasión el recurso se emplea de una forma mucho más habilidosa, en la que no hace falta mirar a la cámara para apelar al espectador. Basta una referencia para crear ese vínculo que hace que realmente funcione este pacto personaje-audiencia.

Los villanos tienen algo que decir

Parece que el caso de Vengadores: Infinity War no va a ser una excepción. Curiosamente el villano es Josh Brolin (Thanos en la saga Avengers) y en esta ocasión interpreta a clable, un personaje redondo que tiene motivos para actuar de esta manera. En el extremo contrario estaría Guillermo del Toro y sus personajes planos y malvados. No es que haga mal cine ni nada por el estilo. Es simplemente que sus antagonistas parecen no necesitar un motivo para hacer el mal. Por otro lado, el plantel de secundarios da la talla, destacando el personaje de Domino (Zazie Beetz).

MV5BYmRhOGUwNTItOTY2Mi00NTA1LWJkMDEtM2NhY2ZiMzg4OWY4XkEyXkFqcGdeQXVyNDg2MjUxNjM@._V1_SX1777_CR0,0,1777,736_AL_.jpg

Deadpool tiene personalidad

No puedo decir que sea más graciosa porque al final es un tema demasiado personal como para generalizar, pero hablando en cuestión de escritura, encajan mejor y se introducen de forma orgánica en cada una de las secuencias cómicas (porque sí, hay muchísimas).

Muchos divagan acerca de la posible entrada de Deadpool en el universo Marvel de Disney, pero seamos sinceros: no encaja. Logan era la gallina de los huevos de oro de la productora. Era diferente. Era oscuro y personal. Se consagraron con Logan y ahora han creado una franquicia gracias a la insistencia del gran Ryan Reynolds (el cual también ha intervenido en el guion de esta segunda entrega). Deadpool ya tiene una personalidad propia. Hasta ahora sólo era un chiste con patas, pero ahora ha demostrado que tiene mucho que decir.

MV5BMzcwZGYwZTItYWEwMy00MTg0LTk2MmItZWQ4Y2EwMzcxMGZhXkEyXkFqcGdeQXVyNDg2MjUxNjM@._V1_SX1777_CR0,0,1777,744_AL_

El cine de superhéroes

Es difícil determinar cuánto tiempo les quedan a las películas de superhéroes, lo seguro es que aún quedan algunos años. Seguramente no sea el primero en hacer un paralelismo con la estapa de los westerns, pero toda era llega a su fin y estoy convencido de que el clímax de esta era llegará con la cuarta película de los vengadores.

Son muchos los que se quejan de una industria en la que sobran este tipo de películas, pero es inútil resistirse. Es el mundo en el que vivimos y por mucho que pueda parecer lo contrario, hay obras que merecen reconocimiento. Se arriesgan y toman caminos diferentes. Ya lo vimos con El caballero oscuro, Kick-ass o la reciente Logan.

Mientras queden personajes con historias que merecen ser contadas, dejará de importar el hecho de que lleven capa o no.

Puntuación: 8 / 10.

Puntuación usuarios:
Media: 4