Capturando a los Friedman, el delícadisimo documental sobre el desmonoramiento de una familia

Andrew Jarecki firma Capturing The Friedmans (2003), el premiadísimo documental de HBO sobre el polémico y mediático caso que envolvió a los Friedman, una familia de clase media bien situada que vió cómo dos de sus miembros fueron linchados por la opinión pública, al verse envueltos en un escándalo de pornografía infantil.

¿Pero cómo acaba Jarecki haciendo un documental sobre un tema tan delicado?

Simplemente, como muchos de los grandes avances, por casualidad. Este se encontraba haciendo otro sobre los payasos de Nueva York, cuando, en un momento dado, conoció a David Friedman, según muchos el mejor payaso de Nueva York.

David Friedman, el payaso más famoso de Nueva York
David Friedman, el payaso más famoso de Nueva York

Este popular payaso siempre eludía hablar de su familia, pero a la vez se daba la paradoja de que quería que se le preguntara sobre ello. Todo empezó con unos vídeos familiares que David entregó a Jarecki, concretamente los de el día anterior al juicio. Por lo que, al descubrir la increíble historia familiar que envolvía a este personaje, decidió hacer el documental que nos ocupa.

¿Cómo plantearse un documental sobre una temática tan delicada?

A la hora de plantearse realizar este documental surgen varias cuestiones relacionadas con la forma de la que habría que dotarlo: ¿Se debe hacer un juicio de valor  o eso se lo dejamos al espectador? ¿Desde que lado se va a enfocar la historia? ¿Cómo debe ser contada?

A priori todo son obstáculos, y cuando hablas de un tema tan delicado lo mejor es no tropezarse con ellos. Así que Jarecki como buen documentalista que es, decidió abordar este tema con el suficientemente distanciamiento cómo para no emitir ningún juicio de valor y ser lo más objetivo posible.

Los Friedman, una comoda familia americana que se vió derrumbada en cuestión de días.
Los Friedman, una comoda familia americana que se vió derrumbada en cuestión de días.

Todo el contenido de este documental está lo más pegado a la realidad posible, el director se limita a recoger testimonios y entrelazarlos junto a los numerosos vídeos familiares rodados desde la más pura intimidad para crear una historia lo más fiel a la realidad. Por lo que no sólo vemos el proceso judicial, sino también el derrumbamiento de una familia aparentemente normal que se desmorona al conocer este supuesto hecho.

Capturing The Friedmans otorga así al espectador la posibilidad de juzgar la situación desde varios puntos de vista: el de la familia, los allegados, las fuentes oficiales, afectados que afirman haber sido perjudicados y otros que no, psicólogos… Choca bastante que se entreviste a los propios acusados y a su entorno cercano, no es lo habitual.

Jesse y Arnold Friedman los acusados en el caso momentos antes del juicio
Jesse y Arnold Friedman los acusados en el caso momentos antes del juicio

Por todo esto es posible afirmar que la gran fuerza de este documental se encuentra en el montaje, este va construyendo un relato con apariencia bastante sólida a partir de testimonios y de los vídeos familiares de los Friedman.

Ahora bien, existe una contradicción formal, y es que si lo que se pretende mostrar es la pura realidad, sin manipular y que sea lo más objetiva posible, sustentar este documental sobre el montaje no sería lo más adecuado para conformar este relato, ya que el montaje es manipulación. Una cosa es la realidad y otra muy distinta es la “ilusión de realidad”.

Los Friedman, una comoda familia americana que se vió derrumbada en cuestión de días.
Los Friedman, una comoda familia americana que se vió derrumbada en cuestión de días.

Y es que Jarecki, el creador de The Jinx y de este galardonado documental, ha vuelto a repetir esta “ilusión de realidad” en Catfish, un documental del 2010 que termina dando lugar a un formato de MTV. En esta producción las intenciones quedan más claras y de forma más explícita a ojos bien entrenados. Todo lo que se hace es para dar la mayor sensación de realidad: el presentador del programa/documental aparentemente graba toda la acción desde su cámara particular, con todo lo que esto conlleva, imperfecciones visuales, temblores, encuadres poco comunes… Todo da igual mientras parezca lo más real posible.

El documental además posee un gran subtexto. Realiza un juicio de valor a la sociedad americana, a los grandes medios de comunicación que convierten un tema tan delicado en un contenido más, influyendo así en la gente y provocando en los sujetos un posicionamiento muchas veces ciego e irracional.

Capturing The Friedmans nos hace ver la delgada línea que existe entre la realidad y la ficción, en el cómo una realidad se puede convertir en ficción o de lo fácil que es que la ficción se convierta en realidad. Una cosa está clara, y es que es manipular la opinión de la gente es más fácil de lo que se pensaba. Así que ¿Qué es la verdad?

Puntuación: 8/10

Puntuación usuarios:
Media: 5