Esta no es una simple review de un videojuego, hoy vengo a hablar sobre la experiencia como jugador. La manera en la que un mismo juego (Brothers) puede afectar de maneras diferentes.

Brothers: a tale of two sons es la clásica historia Disney. Dos personajes que deben emprender un viaje que cambiará sus vidas. Como bien indicó Dayoscript en su análisis, el juego recoge referencias inspiradas en los relatos de los hermanos Grimm.

Josef Fares (director de cine) fue el director del videojuego. Venía del cine, por lo que no extraña la cercanía del videojuego a este medio. Pese a  que no utilice los mejores gráficos, (empleando una estética más cercana al indie) se ha convertido en uno de los juegos que a día de hoy, más recomiendo a la hora de buscar una nueva experiencia como jugador.

El juego no utiliza cuadros de texto ni diálogos, goza de una narración puramente visual. Sabremos lo que ocurre por los gestos de los personajes o el movimiento del escenario (un personaje más de la obra).

brothers6

En Brothers, tomaremos parte de una aventura en la que dos niños, deben emprender un largo y peligroso viaje en busca de un árbol con facultades curativas para poder salvar la vida de su enfermo padre. Tenemos dos personajes principales, el hermano mayor y el pequeño.

El primogénito viste de azul y el menor de naranja. Estos colores son complementarios en la paleta cromática y fueron seleccionados con el fin de distinguir con mayor facilidad a los protagonistas.

Hay dos modos de jugar: sólo, o con otra persona.

El mejor ejemplo de la sencillez de la jugabilidad de Brothers lo tenemos cuando entramos en el apartado Cómo Jugar del menú inicial, en el que no se nos detallan acciones, ni posibilidades, ni lo que uno u otro hermano es capaz de realizar, sino simple y llanamente que un stick y un gatillo del pad pertenecen a cada uno de los personajes: Con los sticks los movemos, con los gatillos interactúan con el mundo alrededor, tan simple y sencillo. Un minimalismo jugable diseñado para maximizar los sentimientos. Podemos ir sin pararnos a ver nada, o podemos ir interactuando con todo lo que nos rodea, dejándonos siempre constancia el juego de lo distinto que es percibir el mundo con uno u otro personaje.

Otero, César. Análisis Brothers: a tale of two sons, Meristation (2013).

Mi experiencia como jugador:

A diferencia de muchas personas, pensé que la única manera de jugarlo, era junto a otra persona. No concebía que un sólo jugador pudiera controlar a ambos personajes. Equivocado o no, acudí a mi hermana pequeña (que jamás había tocado un videojuego) y la senté a mi lado.

Como era de esperar, yo controlé al hermano mayor y ella al menor. Al principio era divertido ver cómo se hacía a los controles.

screenshot-brothers-a-tale-of-two-sons-bridge

Nos movíamos lento, interactuamos con el entorno, nos reíamos con los fallos del otro… Era una agradable sensación. No era una jugabilidad competitiva. Nos necesitábamos el uno al otro para avanzar. En ese sentido el juego había acertado del todo. Yo, como hermano mayor, era más rápido y llegaba a superficies más altas, en muchas ocasiones tenía que ayudarla a subir a un saliente o a empujar un pesado obstáculo. Esto me gustaba, era una sensación real, yo como hermano mayor ya había tenido que actuar de puente en algunas situaciones para ayudarla, pero claro también ocurría al revés.

Merece una mención especial el enfrentamiento con el primer boss. Juntos descubrimos la mecánica para vencerlo y a la vez íbamos intercambiando estrategias.

También se me hizo muy real la parte en la que el hermano mayor utiliza una antorcha para alejar a los lobos que tanto asustan a su hermano pequeño.

Brothers.jpg

Incluso recuerdo como me comentó con repulsión, el asco que le daba el personaje de la chica que intenta flirtear con el primogénito.

Cuando llegamos al final (final que no pienso revelar tranquilos), casi se me escurre una lagrimilla. Los que han jugado sabrán de lo que hablo.

Tras acabarlo fui a internet a ver que opinaban otros usuarios, la mayoría habían jugado solos. Comentaban que la experiencia de proteger al hermano no era real, ya que al fin y al cabo se protegían a sí mismos. Entiendo sus opiniones, pero…después de haberos contado mi experiencia, coincidiremos en cual es mi opinión. ¿No?

Puntuación: 9 / 10.

Jugadlo con vuestros hermanos pequeños o vuestros amigos. No os arrepentireis.

Puntuación usuarios:
Media: 4