Un brillante psicópata

M. Night Shyamalan es posiblemente uno de los directores más irregulares de Hollywood. A día de hoy, muchos siguen sin creerse que dirigiera  la película de Airbender o After Earth. Y es que nuestro indioestadounidense favorito forma parte de la larga tradición de directores que por fortuna pueden escribir y dirigir sus obras. He de admitir que disfruté con La visita, recuperé la fe en él. Así que aquí os dejo mi breve análisis de Múltiple, su última aportación.

Una de las características de Shyamalan está en su capacidad para mantener al espectador en constante tensión, en busca de las respuestas a las preguntas que nos va dejando por el camino, como si migas de pan se tratase; por lo que no encontrarás spoilers de ningún tipo.

Si eres como yo, estoy seguro de que no querrás ni saber el argumento (ni siquiera vi el tráiler por precaución). Así que aquí abajo os dejo una de las sinopsis más simples y a su vez menos reveladoras.

Una vez más, la gran baza de la nueva historia para no dormir del realizador reside en un personaje protagónico muy atractivo y complejo (tal vez el más complicado de su carrera), ese que representa Kevin Wendell, un tipo de apariencia normal y anodina que, sin embargo, alberga en el interior de su mente la friolera de 23 personalidades distintas que luchan por hacerse con el monopolio de su persona.

Martín, José. La vigésimo cuarta identidad de Kevin. El antepenúltimo mohicano (2017).

1376534

Una actuación bestial, un reto interpretativo en toda regla. No sé cómo no está nominado al premio Oscar James McAvoy. La película puede gustarte más o menos, pero es indiscutible que estamos ante uno de los mejores papeles de su carrera como actor (también destacar la interpretación de la joven Anya Taylor-Joy en el papel de Casey).

Como película de terror me satisface. Como bien dice Juan Luis Sánchez en su análisis:

…estamos ante su obra más sólida de la última década, pues otra vez crea una atmósfera inquietante, labor que se le da mejor que a nadie, pero no la estropea con humor grotesco, utiliza de forma modélica las largas secuencias dialogadas, incluye un par de sustos y secuencias de suspense para no ver antes de irse a dormir, y no falta alguna sorpresa que dejará boquiabierto sobre todo a los incondicionales.

Sánchez, Juan Luis. Secuestradas. decine21 (2017).

La sorpresa de esta película está oculta si la comparamos con otras cintas como La visita. El miedo te acompaña a casa si tú se lo permites. En algunas ocasiones nos hará sentir realmente incómodos. No es la clase de miedo al que estamos acostumbrados.

Si esperas muchos sustos, sangre y cosas desagradables no vayas a verla porque es todo lo contrario. Sin acercarse ni mucho menos a la maravillosa ” El Sexto sentido “, esta cinta es una de las mejores películas del director…

Laso, Christopher. Cada uno lleva un loco dentro. O dormido o despierto. Film dreams (2017).

Por último me gustaría destacar el uso de la música. Shyamalan parece querer dirigir a su público mediante la música. Muchas veces nos despista, pues lo que aparece en pantalla no parece ir acorde con lo que escuchamos. Suena una canción simpática y divertida mientras cosas horribles ocurren.

Ya vimos en La visita como jugaba con la comedia y el terror. Contraponía dos conceptos que aparentemente se deberían repeler entre sí, pero en Shyamalan no funciona así. Todo subgénero aporta al terror y lo hace más inquietante.

El hecho de que suene música alegre cuando la situación expresa lo contrario, parece ser un recurso más para sumergirnos en la mente de un psicópata. Puesto que al final es eso. Shyamalan ofrece puntos de vista desde personajes que no son necesariamente “los buenos”.

 


Puntuación: 7’5 / 10.

Puntuación usuarios:
Media: 4
Puntuación usuarios:
Media: 4