Arrival (La llegada) es una película de ciencia ficción dirigida por el canadiense Denis Villaneuve (Blade Runner 2049, Sicario, Prisioneros). La llegada es una adaptación del relato corto “The story of your life” de Ted Chiang, del guion cinematográfico se encarga Eric Heisserer.

La llegada fue nominada a ocho premios Oscar 2017. De todas estas nominaciones dos eran para el departamento de sonido: la película tenía posibilidades de hacerse con el Oscar a mejor montaje de sonido, departamento que corría a cargo de Sylvain Bellemare y el Oscar a mejor mezcla de sonido, departamento que corría a cargo de Bernard G. Strobl y de Claude La Haye. Finalmente, Arrival sólo se llevó el Oscar a mejor montaje de sonido. Y esto no es casual, nos habla de la importancia que este elemento tiene en la película.

Arrival nos narra la llegada de unas naves extraterrestres, que se sitúan en diferentes lugares del mundo. Las fuerzas militares contratan a Louise, una filóloga experta, para intentar averiguar cuál es la intención de estos seres, para ello deberá comunicarse con ellos. En este proceso Louise, interpretada por Amy Adams se verá envuelta en una serie de sucesos extremadamente realistas, que, a modo de rompecabezas, acabarán siendo la clave de la película.

Adentrándonos en el mundo sonoro de Arrival

No estamos ante una película de ciencia ficción más. La llegada nos habla de temas que poco tienen que ver con los alienígenas, temas como la falta de comunicación, que se irán esbozando a lo largo de la película y presentes ya en la preproducción de la obra.

Estamos ante una película que nos presenta a los extraterrestres como buenos, no vienen a hacer ningún daño, ni a aniquilar la humanidad. Simplemente vienen a ofrecer un regalo, que servirá para que los humanos, dentro de unos 3 000 años puedan resolver un problema futuro. Este regalo es, nada más y nada menos que el lenguaje de los octópodos, lenguaje que les proporciona una visión del tiempo mayor, ya que estos seres, mediante su configuración lingüística, alteran su sentido del tiempo, y esto es lo que, de un modo u otro, le ocurre a la protagonista el lenguaje configura nuestra manera de pensar.

¿Aún no has leído nuestra crítica? ¡Hazlo aquí!

Todos los departamentos implicados en la producción de la película deberán desempeñar su función entorno a la idea y a los temas centrales de la película. De forma concreta, este trabajo se detendrá en aspectos que tienen que ver con el diseño sonoro de La Llegada, por lo que afectará a departamentos como el de sonido o el de la música original.

Aspectos predominantes

Tras un análisis de la película terminada, se pueden establecer cuatro requisitos o aspectos predominantes en el diseño del sonido, dando la sensación, muchos de ellos, de estar lo suficientemente trabajados como para hacerse ver como los responsables han planteado la escena y las ideas que querían transmitir con el diferente tratamiento del sonido.

El planteamiento sonoro de La Llegada, y por mucho que pueda llamar la atención al tratarse de una película de ciencia ficción es realista, no lleva nada de artificios ni de sonidos de otros mundos.

A su vez la película está planteada y construida desde lo orgánico, esta huye de sonidos tecnológicos, e intenta, en la medida de lo posible ser cercano a elementos sonoros de la tierra, a elementos naturales.

Además, el sonido, en esta película podría considerarse un personaje, ya que tiene personalidad y un carácter propio. Y, en cuanto a la música, compuesta por Jóhann Jóhannsson, se puede decir que crea un lenguaje propio, y como la película gira entorno a la falta de comunicación, esta actúa como tal, es un idioma en sí mismo.

Pero para abordar de lleno cada uno de estos pilares de diseño sonoro, es necesario hacer una puntualización con un cierto grado de abstracción y determinar la existencia de tres mundos narrativos.

El mundo de Louise, de la protagonista, que se dota de un sonido intimista, subjetivo y lleno de silencios que ayudan a transmitir la complexión psicológica del personaje. El mundo militar cuenta con el sonido más realista de toda la película y en la gran mayoría de las veces sirve de contrapunto y rompe con los silencios producidos por el mundo de Louise o bien por los del mundo alienígena, imaginario que destaca el uso de sonidos orgánicos, naturales y lo alejado a lo que venía siendo tradicional en este tipo de películas de ciencia ficción.

Sonido realista

La Llegada destaca por el tratamiento realista del sonido, un sonido puro, sin artificios, el sonido que nos podríamos encontrar en una situación parecida.

“Creo que Denis quería hacer una película de ciencia ficción basada en la realidad. No hay sensación de que sea otro mundo. Es el mundo real con extraterrestres entrando.”

Sylvain Bellemare, 2016

El tratamiento realista del sonido está tan llevado al extremo que el equipo de sonido decidió grabar todos los sonidos que se emiten por intercomunicadores, walkie talkies, teléfonos y otros dispositivos de comunicación desde los propios dispositivos, evitando en la medida de lo posible el uso de plugins de ProTools.

La mayor grabación de campo que hicimos no fue realmente en el campo. Fue en el estudio. Regrabamos todo el diálogo que viene a través de los dispositivos de comunicación. Hay diferentes niveles de comunicación, desde la base hasta los soldados, desde el barco hasta los helicópteros.”

Sylvain Bellemare, 2016

Sonido orgánico

Este es un término que de primeras puede resultar confuso, pero que al explicarlo cobra todo el sentido del mundo. Ya desde el planteamiento de la película Denis Villaneuve dejó muy claro que los sonidos de la película, de las naves espaciales y de los alienígenas, siguiendo la corriente naturalista explicada anteriormente, debían articularse de tal forma estos huyeran de los sonidos tradicionales, como los sonidos tecnológicos propio de las películas de ciencia ficción.

“Intentamos alejarnos de un sonido electrónico. Queríamos estar más cerca del sonido real, tener un sonido orgánico que pudiéramos transformar y adaptar a la imagen y la historia”

Bernard G. Strobl, 2016

Esta sería la corriente predominante en el sonido del mundo alienígena, ya que, por ejemplo, el sonido de la nave espacial ha sido realizado tomando como referencia al sonido de las rocas, de las montañas.

El encargado de dotar sonido a los alienígenas ha sido Dave Whitehead, profesional que ya trabajó en otras películas como Distrito 9, El Hobbit o El Señor de los Anillos, dotando de voz y sonido a personaje poco habituales. En este caso, el sonido de los alienígenas ha sido creado tomando como referencia multitud de sonidos de animales como cerdos, camellos e incluso la propia voz de Dave. A la mezcla también se le añadieron sonidos de flautas maoríes y otros instrumentos. Todo esto ha servido para conformar un lenguaje, un idioma propio, que enlaza a la perfección con la idea central de La Llegada.

Música como lenguaje propio

El islandés Jóhann Jóhannsson (“La teoría del todo”, “Prisioneros”, “Sicario”) fue el encargado de componer la música original de la película, y este no se quiso desviar de los parámetros presentes en el diseño sonoro de la misma, más bien se los tomó al pie de la letra.

“Parecía apropiado usar la voz como un instrumento principal en una película que trata principalmente sobre el lenguaje y la comunicación. (…) Todos los cantantes cantan principalmente vocales sin un significado inherente, pero suena casi como un lenguaje que está en una etapa de formación lenta”.

Jóhann Jóhannsson, 2016

¿Te ha gustado? ¡Echa un ojo a la crítica completa sobre Arrival!