UN BOMBAZO TAQUILLERO

No ha pasado apenas un mes desde el estreno de la película y Aladdín (2019) ya ha superado la recaudación en taquilla de su predecesora de 1992, con más de 604 millones de dólares en todo el mundo. Y no es de extrañar, ya que el público objetivo es muy amplio. El target abarca desde los más pequeños, hasta los jóvenes que han crecido con Disney y vieron la original en su día. Cine familiar con un evento como la fiesta del cine de por medio que no le ha venido nada mal para acentuar sus números.

Este tan esperado remake a los que tanto nos tiene acostumbrado esta compañía, ha sido uno de los más ambiciosos y esperados desde que sonó el nombre de Will Smith entre las filas del equipo artístico. Y razón no les faltaba, pues en un principio surgieron muchas dudas acerca de su fichaje y, finalmente, su puesta en escena ha sorprendido a la audiencia con creces. Ha sabido ser un buen Patronio. A nivel argumental, la premisa es la misma: una rata callejera, como bien definen al personaje de Aladín, se enamora de la princesa Jasmín, hija del Sultán de Ágraba.

Empecemos analizando su punto fuerte, la música ¿Quién no se ha podido resistir a cantar Un mundo ideal? ¿A quién no se le han despertado los sentimientos de cuando era niño con No hay un genio tan genial? Y es que a nivel emocional, a Disney no le gana nadie. Solo han tenido que combinar sus letras más lúcidas y el carisma de los personajes de Will Smith (Genio) y Mena Massoud (Aladdin), para conseguir revivir las secuencias musicales de la película original.

No podíamos dejar de hablar de la música dejando de lado las numerosas escenas musicales coreografiadas sobre decorados y cromas verdes. Al más estilo Bollywood, nos llenan la pantalla de colores y bailarines. Se ha hablado mucho acerca de la interpretación y tratamiento del personaje de Marwan Kenzari (Jafar), ya que no se acercaba mucho a la esencia del original. No parecía reflejar el verdadero poder que poseía. No imponía, ni se comía el plano como cuando aparecía el antiguo.

Will Smith, Aladín (2019)
Will Smith, Aladín (2019)

DISNEY SIGUE SIN ARRIESGAR

Es verdad que en repetidas ocasiones, no da pie a la imaginación, pues algunas secuencias, como la del genio dentro de la Cueva de las Maravillas son calcadas a la original. Formalmente, no destaca en gran medida, ya que no pretende arriesgar. Pero sí podemos mencionar el uso del slowmotion como sello de identidad de las tecnologías que más se utilizan en el cine comercial y llenan las salas en nuestros días.

A modo de conclusión, es un remake más que aceptable de uno de los clásicos más sonados de Disney. Van a disfrutar de su magia y sus canciones los niños, los jóvenes e incluso, hasta los más mayores.

Puntuación: 7

Puntuación usuarios:
Media: 0