Por fin llegó. El pasado 17 de noviembre se estrenó en Netflix el ansiado retorno de Frank Castle (The Punisher), una nueva adaptación audiovisual del personaje de Marvel Cómics. El antihéroe más despiadado de la compañía en Netflix, tiene su propia serie. Planteada como un spin-off de Daredevil, comparte continuidad con la historia presentada en las películas (The Punisher, 2004) y el resto de platos precocinados de la franquicia (Jessica Jones, Luke Cage, Iron Fist…)

Seguimos inmersos en la inmundicia criminal de Nueva York. Frank Castle intenta recuperar la cordura que perdió tras el asesinato de su familia. Dado por muerto, intentar remediar y hacer justicia desde la oscuridad. Hará pagar a todo aquel relacionado con los crímenes de guerra que le torturan.

Tras el éxito y acogida que suscitó el personaje de The Punisher en Daredevil, vuelve a ser Jon Bernthal quien interprete el lado más violento y la fachada más sincera y personal del mismo. Sin ir más lejos, se narran las vivencias de un conjunto de veteranos trastornados por la guerra.

En lo personal, el episodio piloto, fue el más llamativo. Con una cuidada construcción del personaje muy parecida a la de Logan, reflejaron un añejo retirado que trata de enterrar sus pesadillas del pasado.

Un punto a favor, como hicieron con el personaje de Wilson Fisk, aunque este era más impredecible, fue acertar a la hora de explotar correctamente la brutalidad del personaje, sin dejar de lado la historia que arrastra. Existe un equilibrio más que sobresaliente entre trama y violencia. Esta está bien repartida y justificada en relación a las intenciones de Frank.

Es cierto que subyacen distintas subtramas a lo largo del relato que acaban uniéndose poco a poco. Pero sinceramente, hay algunas que pierden interés dada la poca profundidad de algunos personajes. Estereotipos reciclados de anteriores trabajos de Marvel (Madani y Stein). Es aquí cuando el formato de 13 episodios se impone y fuerza una historia que no daba tanto de sí. Hay que saber con cuanto se puede contar y cerrar una historia, señores de Marvel y compañía.

The Punisher era hasta ahora el último formato televisivo que Marvel Television presentaba a Netflix. Ahora lo es Black Lightning, otro nuevo producto de la compañía. Habrá que esperar a ver con qué nos sorprende el gigante rojo.

Puntuación: 7/10

Puntuación usuarios:
Media: 3