Plan de fuga, así se llama la película que nació imitando una fórmula ya más que reconocida y macheada: el atraco a un banco.

Esta vez Plan de fuga no se limita solamente a seguir la marcada estructura de este tipo de cine, si no que aparecen tramas innecesarias de por medio.

Por lo que un espectador que espera, al ver el trailer y la sinopsis, una película trepidante, movida y tensa, se encontrará con todo lo contrario: diálogos y más diálogos que no tienen que ver nada con la película en sí.

Lo único que de verdad merece la pena es el tráiler, donde se nos mostrarán las pocas escenas de acción que hay en todo el metraje.

Podría haber seguido el ejemplo de Cien años de perdón, una película bastante conseguida que gira en torno a este género y que se limita a cumplir sus objetivos sin perderse en  tramas secundarias que no tienen lógica alguna.

De los actores, el único que destaca es Luis Tosar, da igual de que personaje haga, lo suele bordar. Al resto o no eran creíbles o no se les escuchaba ya que su dicción deja mucho que desear (aiishh, ¡cuándo volverán a doblar las películas españolas!?).

La fotografía y demás elementos artísticos se hacen notar en las pocas escenas de accion, en el resto del metraje no sorprenden.

Para mi, y en general todo el equipo de Imagen Idea, el  gran fallo que vemos a esta película es el guión, que se pierde en subtramas innecesarias, apartándose del atraco, ya que intenta desarrollar el lado humano de los personajes, sin tener en cuenta la acción.

Se nos vende como una película al estilo de Cien años de perdón, pero con mafiosos y demás, pero luego a la hora de la verdad no cumple lo que promete en el trailer.
Puntuación: 3/10

Puntuación usuarios:
Media: 1