Ya han pasado catorce años desde la primera entrega de esta famosa saga y ha vuelto por todo lo alto, o eso ha intentado. Esta última cinta ha sido un intento de recuperar la esencia y energía de las primeras películas y sus personajes. Se ha optado por acabar con el aburrimiento que podían provocar las primeras entregas para hacer de esta una aventura más amena y entretenida. No sólo nos sorprenderá la aparición de Javier Bardem en el papel antagonista que quizá deje algo que desear. Ni mucho menos apoyo la idea de que es el mejor enemigo de toda la saga. Asimismo, disfrutaremos de nuevas “inesperadas” sorpresas que concluyan o inicien nuevas historias.

Esta vez, cuentan la historia y el poder del tridente de Poseidón, a través del cual serán capaces de acabar con todas las maldiciones del mar. Tras su busca estará el capitán Jack Sparrow junto al capitán Barbosa, Salazar y el imperio británico.

En lo concerniente al guion, ha corrido de la mano de Jeff Nathanson (Atrápame si puedes, Indiana Jones), quien ha intentado recobrar el espíritu aventurero y despreocupado del capitán Jack Sparrow. Otro elemento fundamental que no puede faltar en este barco es el increíble elenco con el que cuenta: un increíble Johnny Depp junto a un insuperable y carismático Geoffrey Thwaites en el papel del capitán Barbosa. A esta aventura, se han sumado dos jóvenes Kaya Scodelario (Moon, El corredor del laberinto), recordando el peso del personaje femenino en la saga (Elizabeth Swann) y Brenton Thwaites (Dioses de Egipto, Oculus), como sucesor de su padre, William Turner y que quizá haya quedado un poco seca su interpretación.

Mantiene la estética de las cintas anteriores, además del espectacular cuidado del atrezzo de los espacios y de cada uno de los personajes. En lo que atañe a la forma, es novedosa y arriesgada, nunca antes habíamos visto tanto uso de la cámara lenta, algo que se ha contagiado en las películas comerciales de los últimos años. La película sigue la estructura de siempre, se inicia con imágenes que presentan a un personaje y le sigue una persecución del capitán Jack Sparrow, más loca que nunca. Y como de costumbre, nos quedaremos intranquilos tras su típico final abierto.

A mí parecer, no llega a cubrir las expectativas que consiguió la primera y segunda entrega, pero mantiene el nivel de las siguientes, limpiando la imagen del fracaso de Mareas Misteriosas (2011).

Puntuación usuarios:
Media: 4