Casi diez años han hecho falta para volver a encontrarnos con otra entrega de aventuras y fantasía de La Momia. Tras el alto listón que había dejado la trilogía original protagonizada por el carismático Brendan Fraser, esta nueva obra, alejada de la saga original no ha sido cordialmente recibida por parte de la crítica. El director estadounidense Alex Kurtzman (Transformers, The Amazing Spiderman), ha sido el encargado de revivir otra historia del antiguo Egipto para acercarla al cine. Pero esta vez, será la figura de una mujer la que encarne el papel de la poderosa momia.

Un aspecto que me ha llamado la atención es la mezcla de géneros que se ha producido. Es un sabroso cóctel de aventura, terror y humor, en ocasiones surrealista pero salvable. Respecto al guion, puede llegar a quedar algo simple, no llegas a empatizar con ninguno de los personajes, excluyendo al comandante del ejército del norte, Russell Crowe (Gladiator,  Robin Hood). En cuanto a la historia, intenta ir más allá de la trama principal y se pierde en tramas secundarias totalmente inesperadas que no llegan a desarrollarse como deberían.

Algo indudable es la diferencia de presupuesto respecto a las películas originales, no sólo por el tremendo elenco que forma este trabajo, sino por la cantidad de secuencias de acción que se desarrollan y los en ocasiones excesivos efectos especiales que sobrecargan la pantalla. En lo concerniente a la forma, está muy conseguida visualmente, apoyada por la fotografía llevada a cabo por Ben Seresin (Guerra Mundial Z, Transformers). No podía faltar algún detalle que recordase a la trilogía, como lo es el pequeño cameo del Libro de los Muertos durante una secuencia en la biblioteca del laboratorio del Dr. Jekill.

El esperado y sencillo personaje de Tom Cruise, más que un curioso saqueador, se asemeja a un resignado Indiana Jones o a un Nathan Drake perdido en el desierto. A pesar de la aparente inmortalidad de sus personajes a lo largo de toda su carrera cinematográfica, en esta ocasión consiguen darnos que pensar con un final muy abierto, propio de la saga.

En lo personal, no me ha decepcionado, iba con las esperanzas de encontrar una nueva historia ajena a las anteriores que no ensuciara su nombre. Un resultado entretenido y suficiente para pasar un buen rato.

Puntuación usuarios:
Media: 3