La llamada es una comedia musical basada en la obra teatral de Javier Calvo (Física o química) y Javier Ambrossi (Cuéntame cómo pasó), un texto minoritario que consiguió llenar teatros en cada representación. Tras adquirir experiencia y reconocimiento en la webserie llamada Paquita Salas, consagran esta obra como su primer largometraje. Consigue plasmar de forma honesta y valiente una frágil etapa de la adolescencia.

María (Macarena García) y Susana (Anna Castillo) son dos adolescentes que conviven en un campamento de monjas en el que marcan sus propias reglas. Pero la aparición del Señor ante una de ellas creará cierta confusión sobre sus creencias y un giro inesperado sobre su verdadera voluntad que es montar un grupo de música electrolatina con su mejor amiga, Susana.

El elemento que impulsa con creces esta historia es el experimentado elenco femenino que protagoniza la cinta: Macarena García, Anna Castillo, Belén Cuesta (Tenemos que hablar) y Gracia Olayo (Balada triste de trompeta). Todas y cada una de ellas llevan preparando el papel desde hace años en las representaciones teatrales, creando así una complicidad total entre sus personajes que te harán seguirlas a todas partes. Llama la atención la fluidez y naturalidad de los diálogos, casi podríamos hablar de un rapid fire.

Anna Castillo y Macarena García de izquierda a derecha.

La llamada es sin duda un puente que une desde el respeto y a la perfección ambas generaciones. En ningún momento se juzga la virtuosa entrega de las monjas a Dios, ni el consumo de drogas por parte de las más jóvenes. Deja caer que el método tradicional de disciplina por parte de las monjas no siempre es el más acertado con los más jóvenes.

A pesar del reducido presupuesto con el que contaban, han conseguido a partir de una sencilla producción, una realización sobresaliente en todos los aspectos (estética, coreografías, escenas musicales). La música se emplea como herramienta onírica para reflejar los sentimientos e inquietudes de los personajes. No hay elementos llamativos que entorpezcan, quizá alguno de los personajes secundarios, como el de la cocinera (María Isabel Díaz). Asimismo, se echan de menos pistas sobre el pasado de los personajes para poder empatizar desde un principio con ellos o conocer el porqué de su destino en el campamento.

En definitiva, La llamada es una ópera prima arriesgada que funciona y promete ser una de las mejores comedias nacionales del año.

Puntuación: 7/10

Puntuación usuarios:
Media: 3