El éxito de los videojuegos online es indiscutible. Esto ha hecho que se abran las puertas de las competiciones internacionales a escala global. Alcanzando límites inimaginables. Lo que comenzaba hace unos años como diversión, ahora se ha convertido en una profesión para muchos jugadores, que viven por y para ello. Pero, ¿qué son los eSports? Los eSports (Electronic Sports) son las competiciones dedicadas a los deportes electrónicos, en concreto los videojuegos. Y se desempeñan tanto individualmente como en equipo.

Los eSports en España no están tan bien vistos fuera, hay países como Suecia que cuenta con grandes equipos y una gran profesionalidad. Poco a poco se está consiguiendo que los equipos españoles levanten cabeza gracias a equipos como GIANTS. Hace dos días, la empresa española Duely anunciaba que había entrado en acuerdos con jugadores profesionales de la escena. Esto permite que tanto jugadores y equipos sean financiados por inversores y fans. Algo a lo que los jugadores están acostumbrados, ya que diariamente reciben cientos de donaciones por parte de seguidores o sponsors.

Tal es su magnitud que el propio COI, estaba barajando la posibilidad de convertir los eSports en deporte olímpico para los Juegos de París de 2024. Corea del sur fue la primera en apostar todo a los eSports creando así los primeros canales de televisión dedicados a ello. Los primeros países europeos que empezaron a retransmitir las competiciones de forma esporádica fueron Alemania, Reino Unido y Francia.

Plantilla del equipo G2 Vodafone

Twitch es una de las plataformas que emite las competiciones en directo para disfrutarlas a tiempo real. A día de hoy, los juegos más populares en estas competiciones son: Dota 2, League of Legends, Hearthstone, Counter Strike y FIFA.

En 2016 los E-Sports alcanzaron sus cifras más altas en lo que a espectadores se refiere, superando los 400 millones por todo el mundo, retransmitido en 18 idiomas y que repartió 6,7 millones de dólares en premios. Desde su nacimiento, no han dejado de expandirse, gracias a las grandes empresas que apuestan por ellos, como Movistar, Vodafone, Orange o ASUS. Esos titanes entienden el potencial que los eSports recogen y han decidido formar sus propios equipos para competir. Sin duda, tanto su crecimiento social como económico se multiplica exponencialmente año tras año.