Posiblemente, el mejor trabajo de Marvel junto a Netflix.

Daredevil ha tenido la increíble suerte de ser el primer producto de Marvel en colaboración con Netflix. Con fecha oficial de estreno en abril de 2015, espera la emisión de su próxima temporada en 2018. Nace de la mano del guionista y productor Drew Goddard (Marte, Lost) en compañía de las productoras Marvel Television y ABC Studios.

Podríamos etiquetarla como un drama de acción policíaco, pues no pierde la esencia de ninguno de ellos. Sorprende porque es un trabajo distinto a lo que Marvel nos tiene acostumbrados. Deja de lado todo resquicio de elemento sobrenatural y resplandeciente de la estética comercial de Los Vengadores o Guardianes de la Galaxia para dar vida a un elaborado y oscuro superhéroe.

Daredevil.jpg

La serie narra la historia de Matt Murdock (Charlie Cox) en un pobre barrio de Manhattan conocido como Hell´s Kitchen. Hijo de un conocido boxeador, queda ciego tras un fatal accidente y decide dedicarse a la abogacía. Junto a un viejo amigo de la universidad, Foggy  Nelson (Elden Henson), decide armar un buffet de abogados para acabar con la inminente corrupción de la ciudad. Por el día, obrará como buen abogado y durante la noche, se teñirá de oscuridad para dar vida a Daredevil. En su camino, lidiará con Wilson Fisk (Vincent D´Onofrio), un poderoso empresario que no planea nada bueno para el futuro de la ciudad.

1.jpg

Lo más llamativo: forma y personajes

A continuación, analizaré algunos aspectos que me han llamado la atención sin desvelar por supuesto, ningún detalle relevante para la trama. A día de hoy, la serie cuenta con dos temporadas, ambas formadas por trece interesantes episodios.

En primer lugar, me gustaría comentar el complejo desarrollo de la personalidad de los personajes principales.  Si algo distingue esta serie de otras es la humanidad y realismo de los personajes, todos sufren, lloran y sangran. No es la primera vez que sufrimos viendo a nuestro héroe recibiendo una brutal paliza cuando camina directo a la boca del lobo, anteriormente ya había sucedido con el personaje de Tommy Shelby (Peaky Blinders).

dare.jpg

Nos presentan el pasado más oscuro de personajes como Wilson Fisk, con quien empatizaremos a pesar de su monstruosa agresividad. Verdaderamente, la figura del actor Vincent D´Onofrio suscita poder y respeto. En contraposición con el personaje, le acompaña en repetidas ocasiones una sinuosa y aguda melodía perteneciente a “Cello Suite No. 1 in G Major” de Johann Sebastian Bach, algo que choca con su abominable físico. Y por otro lado, refleja la armoniosa paz interior que le envuelve. Inconscientemente, sentiremos pena y admiración por el poderío de este personaje, algo innato de la psicología del ser humano.

Asimismo, el personaje de Karen  Page (Deborah Ann Woll) no pasa desapercibido. Es una mujer impulsiva, sin miedo a protagonizar la escena del crimen y adentrarse en lugares indebidos. Su curiosidad nos tendrá en tensión más de una vez. Para no ser el personaje principal, sus investigaciones y decisiones serán cruciales para el transcurso de la trama.

La segunda temporada no se queda corta

La segunda temporada no se queda corta, introducen enemigos muy potentes que no me gustaría desvelar, pero en lo personal opino, que no rellenan el vacío que deja Wilson Fisk.

3.jpg

Algo que me ha llamado mucho la atención es el predominio de la forma sobre el contenido, algo no muy frecuente en las series de televisión, ya que si se trabaja el contenido en mayor medida, facilita la supervivencia de la misma. Sin minusvalorar por su puesto, el tremendo guion que recoge. Pero esa fría y oscura estética, nos envuelve en la atmósfera del universo de la serie. Es cierto que disfrutaremos con la coreografiada acción de sus enfrentamientos, pero también lo haremos con la elaborada composición de todos y cada uno de los planos. En concreto, me gustaría compartir con vosotros este excepcional plano secuencia perteneciente al segundo episodio de la segunda temporada. Al ser una escena íntegramente de acción, no contiene ningún spoiler relevante para la trama.

En lo concerniente al guion, no podemos pasarlo por alto. Hay secuencias que se quedarán en nuestro subconsciente por la profundidad moral que trata. El amor, la moral de los actos, y la justicia serán los temas principales tratados. Puede que sea mi impresión, pero creo que la cantidad presupuestaria de la segunda temporada supera a la primera, algo apreciable en los episodios finales sobretodo. Quizá lo hayamos pasado por alto, pero las escenas de acción, al igual que las localizaciones, la indumentaria y la figuración se multiplican. Sin el apoyo de Netflix como distribuidora oficial, no creo que esta serie se hubiera vuelto tan popular.

dare2.jpg

En ocasiones, pudiera ser no apta para sensibles, algo que nos hace olvidarnos que es un trabajo de Marvel, algo a lo que no está acostumbrado. Sin duda, acompañando la tremenda trilogía de Christopher Nolan, me ha parecido una de las mejores producciones audiovisuales sobre un superhéroe.

Puntuación usuarios:
Media: 4.5