Arde Madrid o Ava Gardner y sus locas aventuras por Madrid

Movistar PlusPaco León y su mujer Anna R. Costa son los responsables de Arde Madrid, una curiosa y divertida comedia que nos transporta a la España de 1961, en la que conoceremos, a través de los criados de Ava Gardner (diva que ¡vivió en Madrid! trece largos años), la vida de desenfreno, fiestas, costumbres, miserias y percepciones de la época.

Detrás de cada momento histórico ¡siempre hay alguien haciendo las camas!

Todo comienza cuando Ana Mari (Inma Cuesta), solterona, coja e instructora de la Sección Femenina franquista, recibe una llamada de su superior, en la que se la ordena, por orden del Generalísimo, ir a trabajar de criada a casa de Ava Gardner (Debi Mazar) con la intención de espiarla, y averiguar si trama algo contra el estado.

Ava Gardner (Debi Mazar) en Arde Madrid
Ava Gardner (Debi Mazar) en Arde Madrid

Para ello tiene que fingir estar casada con Manolo (Paco León), un buscavidas que se convertirá en el chófer de la actriz americana. Manolo intentará aprovechar su posición para armar sus chanchullos, llegando a implicar a Ana Mari y a su hermano esquizofrénico Floren (Julián Villagrán).

Ana Mari (Inma Cuesta) y Manolo (Paco León) en Arde Madrid.
Ana Mari (Inma Cuesta) y Manolo (Paco León) en Arde Madrid.

Junto a ellos, estará Pilar (Anna Castillo), la joven doncella con la que compartirán servicio. Ana Mari, Manolo y Pilar asistirán a las continuas fiestas que Ava y su círculo disfrutaban a diario en esa Dolce Vita madrileña reservada para una élite. Fiestas que acabaran con los nervios de los vecinos de abajo: ¡el General Perón (Osmar Nuñez) y su esposa Isabelita (Fabiana García Lago)! recién exiliados de Argentina.

Pilar (Anna Castillo) en Arde Madrid
Pilar (Anna Castillo) en Arde Madrid

El punto de vista de la serie podría ser el de Ava Gardner, pero uno de los aciertos de Arde Madrid es que el punto de vista está en los criados, no sé escuchará ni verá nada que no vean ellos. Lo que le aporta un punto de subjetividad muy divertido, y nos ayudará a entender este mundo, que como a los criados, es nuevo para nosotros.

La importancia de los personajes secundarios en Arde Madrid.

Lo mejor de la serie, sin duda, es la construcción de los personajes secundarios que conforman el universo de los protagonistas. Ya que desde la farmacéutica que aparece en los primeros episodios, hasta la superior de Ana Mari (Carmen Machi), pasando por la criada de los Perón. Estos aportan una frescura increíble a la serie, que sirve para dinamizar las tramas y sustentar el universo sobre el que se construye Arde Madrid.

Perón (Osmar Nuñez) e Isabelita (Fabiana García Lago) en Arde Madrid
Perón (Osmar Nuñez) e Isabelita (Fabiana García Lago) en Arde Madrid

Se podría decir que sin Perón e Isabelita no habría serie, ya que según cuentan los creadores de la serie, Paco León y Anna R. Costa, la idea surgió al enterarse de que el matrimonio Perón y Ava Gardner eran vecinos. Empezaron a imaginarse cómo debía ser la convivencia entre estos polos tan opuestos y ¡tachán! nació Arde Madrid.

“La idea nace de una anécdota que nos contaron sobre Ava Gardner, su enemistad con el general Perón. Era una riña de vecinos con personas ilustres” Anna R. Costa

Arde Madrid, la primera serie de la televisión de pago en blanco y negro.

Lo más llamativo de Arde Madrid es que ha sido rodada en blanco y negro. Esto no se ve todos los días, es más, es la primera serie de pago en hacerlo, lo que conlleva un gran riesgo, ya que una parte del público, que está acostumbrada al color y será es reticente a ver la serie.

Esta decisión tiene sus razones, y es que todos los referentes de los creadores son películas en blanco y negro, como las de Berlanga, Billy Wilder o Buster Keaton. Paco y Anna confiesan admirar la alta comedia de la época, y por ello, querían que su serie tuviera toques de ésta.

Manolo (Paco León) en Arde Madrid
Manolo (Paco León) en Arde Madrid

No se imaginaban Arde Madrid en color, de hecho hicieron pruebas con las primeras secuencias de la serie en color. No hizo falta mucho para convencerles, ya que la serie en color, perdía todo su toque y les recordaba a series como Amar en Tiempos Revueltos, Velvet… Teleseries españolas de época que son emitidas a diario.

“Al principio era reticente al blanco y negro porque no quería que le diera solemnidad. Pero hicimos una prueba y le dio mucha verdad, transportaba a otra época” Paco León

El blanco y negro supuso una dificultad añadida en la negociación, y es que , como es normal, a los ejecutivos de Movistar Plus no les hizo ninguna gracia. Al final, y gracias a Domingo Corral, decidieron arriesgarse (muchísimo) con la serie. Y como dice el dicho, “quien no arriesga no gana”. Claramente han ganado y esto es algo a valorar a Movistar Plus, una de las plataformas que más están invirtiendo en el panorama audiovisual español, tanto económicamente como en riesgo y nuevos formatos.

El blanco y negro, sin embargo, no es el blanco y negro de los referentes de la serie. Está  bastante cuidado, no hay grano y es de gran definición, de alguna manera, se ha adaptado a los tiempos que corren. Tampoco se juega con los formatos, ya que se podría pensar, que al ser en blanco y negro, el formato de la serie tendría que ser 4:3 y no 16:9, el formato por excelencia de la era digital.

El duro camino de Arde Madrid o como “lo bueno se hace esperar”

Finalmente Movistar Plus, que incluso llegó a rechazar la serie en un momento dado, ha sido la plataforma que ha apostado por Arde Madrid, y es que es una apuesta arriesgada, ya no sólo por la decisión de haberse grabado en blanco y negro, si no también por la duración de 25 minutos por episodio. Por estas razones, la serie fue pasando de cadena en cadena, de plataforma en plataforma, hasta que años después… estamos hablando de ella.

“No queríamos hacer un biopic tipo duquesa de Alba, la Pantoja o algo así telecinquero” Paco León

La primera parada fue Telecinco, Anna y Paco presentaron el proyecto al archiconocido Paolo Vasile, que como era de esperar, rechazó el proyecto nada más escucharlo. Esta reacción no pilló desprevenida a la pareja creadora, es más, era la esperada. Pero de alguna manera, Paco León, al haber estado ligado a la cadena de Mediaset por Aída, y sus posteriores películas, se sentía en la obligación de presentar el proyecto en la casa que le había visto nacer y triunfar.

Manolo (Paco León) y Ana Mari (Inma Cuesta) en Arde Madrid
Manolo (Paco León) y Ana Mari (Inma Cuesta) en Arde Madrid

La segunda estación de Arde Madrid fue Movistar Plus, plataforma que se encontraba en pleno auge productor, y que, debido a la alta saturación de proyectos, fue rechazada.

El tercer plato fue para Netflix, que aceptó el proyecto, pero que, por cuestiones presupuestarias (sí, hasta Netflix tiene un límite), decidió rechazarse, ya que era una serie demasiado cara.

¿A dónde podrían volver a llamar? Todas las puertas parecían cerrarse, hasta que vieron una que se había quedado a un palmo de cerrarse: Movistar Plus. Tras una enorme insistencia, según confiesan los creadores en diferentes entrevistas, consiguieron que la plataforma española aceptara el proyecto.

Ava Gardner (Debi Mazar) en Arde Madrid
Ava Gardner (Debi Mazar) en Arde Madrid

Y todo este trasiego, de una manera o de otra, se nota en el resultado final. Al igual que una botella de vino, esta serie ha estado mucho tiempo en la bodega, lo que le ha proporcionado unos toques más maduros, cuidados y refinados.

Arde Madrid o la importancia de promocionar una serie

Lo que no se comunica no existe. Así de simple es, pero como bien es sabido por muchos, lo simple no suele ser obvio. Muchos creadores se centran en la producción de la obra, pero se olvidan de lo más importante, la promoción de la misma. Si algo no se da a conocer, y por lo tanto, no llega al público, el hecho artístico de la creación queda incompleto.

“La promoción que acompaña la serie es algo que me gusta y que además hay que hacer. Hay obras maravillosas que no se conocen porque no se han preocupado tanto en que llegue al público. Y solo cuando llega se completa el hecho artístico. Forma parte de la obra” Paco León

Esto lo sabe muy bien Paco León, que junto a la agencia creativa SOPA (habitual de Movistar Plus) han llevado a cabo una provocativa campaña, en la que se juega con el color rojo y amarillo (a falta de éste en el blanco y negro), frases provocadoras, y otras acciones que han conseguido llenar las calles y las redes de Arde Madrid.

Campaña promocional de Arde Madrid, serie de Movistar Plus por las calles de Madrid
Campaña promocional de Arde Madrid, serie de Movistar Plus por las calles de Madrid

Estamos ante una serie transmedia, es decir, su emisión viene precedida de diferentes productos en todo tipo de soportes, uno de ellos, y como es natural, es internet. Y es que, a modo de pequeños making-of, se han ido recogiendo en el canal oficial de Movistar Plus, el proceso de creación y el contexto histórico de la serie. Así que si queréis saber más sobre la serie, os dejamos la lista de reproducción de YouTube que contiene todos estos mini-reportajes:

Arde Madrid se convierte en una de las series revelación de la temporada

Desde las interpretaciones, ¡el sonido!, la música, que mezcla el flamenco (España) con el rock (U.S.A) y en general el tono de la serie, colocan a Arde Madrid como una de la series revelación de la temporada televisiva 18-19.

Cartel promocional de Arde Madrid
Cartel promocional de Arde Madrid

Arde Madrid es un producto delicado y cuidado, que juega con el humor inteligente y se desmarca de lo tradicional, y que, de alguna manera, rinde homenaje a los referentes de la alta comedia que nos dieron tan buenas películas. Esperemos que Movistar Plus siga apostando por este tipo de producciones, que al igual que Vergüenza, parece que les está funcionando mejor.

Puntuación: 8/10

Puntuación usuarios:
Media: 4