James Mangold (Lobezno: Inmortal) es el encargado de dirigir la última entrega del X-Men más icónico: Lobezno. En cambio tenemos un guion elaborado construido por Scott Frank, James Mangold y Michael Green. Todo ello apoyado sobre los cómics originales a los cuales ellos mismos hacen burla con el fin de desvincularlos.

Logan es el broche de oro a esta improvisada trilogía de Lobezno. Vemos su origen, el apogeo y su inevitable desenlace. Entre medias tenemos idas y venidas con los títulos de los X-Men, así como Días del futuro pasado o Apocalipsis. Pero esta cinta no tiene nada que ver con nada que hayamos visto antes en una película de la patrulla X.

MV5BMzNmY2I4NGUtY2UxYy00YzdhLThlNjktNDZkOWZiY2M4ZGEwL2ltYWdlXkEyXkFqcGdeQXVyNjUwNzk3NDc@._V1_

Logan vive en un remoto futuro distopico en el que los mutantes son cosa del pasado. Su día a día se basa en ocupar un oficio insignificante mientras otros libran las batallas que un día iniciaron los suyos.

Prometían entregarnos la obra más personal en una película de Marvel. La realidad es otra. Vemos otra cara de Lobezno, pero no la autopsia emocional que parecía ser. Logan está mayor, esto lo vemos en su manera de pelear y sobre todo de encajar golpes. Cada pelea parece la última. La capacidad de regeneración es torpe e intermitente. Logan es vulnerable. Ya no le vemos soltar los chistes que le caracterizaban. No está para bromas.

También vemos como finaliza el arco evolutivo de otro mítico personaje como es el profesor Charles Xavier, que pese a adoptar una posición más cómica, sufre el paso del tiempo y pierde la cordura. Pero donde unos arcos acaban, otros empiezan. Laura es una niña mutante con los poderes de Lobezno con una habilidad para la pelea superiores incluso que las de Hit-Girl en Kick-ass 2.

MV5BMTc2Njg4NjY2Ml5BMl5BanBnXkFtZTgwMDk1OTQyMDI@._V1_.jpg

Logan no deja de ser un reflejo de todo lo que deja atrás. Esto se ve en un elemento tan básico como las paredes. En ellas vemos recortes de periódicos, fotografías e incluso una katana (Lobezno: Inmortal).

El casting no podía ser otro que el compuesto por Hugh y Patrick Stewart. Eso sin dejar a un lado las nuevas incorporaciones entre las que se encuentran Dafne Keen o Boyd Holbrook. Nada que reprochar.

Los primeros cinco minutos de Logan ya superan en intensidad cualquiera de las entregas anteriores. También queda añadir la ruptura de Marvel con las muertes al vacío. Salvo en contadas ocasiones, en las cintas de Marvel los enemigos morían cayendo al vacío o explotando. De esta manera nunca se observaba violencia explícita. En Logan podemos ver a una niña de diez años sujetando una cabeza que acaba de arrancar del tronco de su adversario.

La fotografía es válida y el departamento de arte titánico. La última secuencia de Logan es de las más bonitas que ha parido Marvel. Chapó.

Puntuación: 8´5 / 10

No le pongo un diez por la violencia gratuita que ofrece en ciertas ocasiones, acercándose más casi a un videojuego. Hubiese estado bien desmontar todo lo sabido de Logan y ver algo nuevo. Pero por el resto…fascinante.

Puntuación usuarios:
Media: 4.7