¿Qué significa La liga de la justicia para el universo cinemático de DC?

Al fin ha llegado, La liga de la Justicia era el nexo que necesitaba DC para marcar el inicio de una nueva franquicia en la que reunir a los superhéroes tras una brevísima presentación. Y es así, no era otra la misión de esta película. Dar entrada a este nuevo universo. Demuestra que han aprendido de sus errores. Una historia sencilla y directa, en la que sacrifican desarrollo por emoción.

Era de esperar, tras una efímera reflexión antes del visionado de la cinta, te das cuenta de que encierra muchos personajes, múltiples momentos de acción, y por lo tanto, asumes que no se va a llevar a cabo un amplio desarrollo de los personajes. Crea mucha expectación, a todos nos gustaría conocer más sobre la historia de Cyborg o sobre la Atlántida de Aquaman.

De izquierda a derecha (Cyborg, Wonder Woman, Flash, Aquaman)
De izquierda a derecha (Cyborg, Wonder Woman, Flash, Aquaman)

La historia cuenta como Steppenwolf (Ciarán Hinds), un poderoso general alienígena, quiere aniquilar el mundo de los humanos, las Amazonas y la Atlántida. Batman (Ben Affleck) tiene que superar la pérdida de Superman (Henry Cavill) y reunir a un equipo capaz de hacer frente a esta amenaza. Para ello contará con la ayuda de Wonder Woman (Gal Gadot), Aquaman (Jason Momoa), Cyborg (Ray Fisher) y Flash (Ezra Miller).

Cierto es que le desdicha del director Zack Snyder (el suicidio de su hija), hizo que Joss Whedon (Los Vengadores, Toy Story) tomará los mandos del rodaje. No conocemos dónde empieza y dónde acaba el trabajo de uno o de otro, pero si bebe de la visión de ambos. El metraje de Snyder, alcanzaba las tres horas de montaje, quizá por eso el film haya tomado un ritmo tan frenético y hayan quedado ciertas líneas argumentales en el aire.

A diferencia de las anteriores entregas, exceptuando Wonder Woman, se ha apostado por unos personajes más simpáticos y menos oscuros que en Batman vs Superman. En esta ocasión, la descarga humorística recae sobre el personaje de Flash. Se nota el cambio de tono de los personajes. Deja en segundo plano la trama principal.

Ejemplo del CGI empleado.
Ejemplo del CGI empleado.

En lo que a la estética se refiere, se ha intentado combinar dos estilos que tropiezan entre sí, se notan los cambios de tono, no están en armonía. Muchas tomas son muy vistosas, pero se ven poco atractivas por las composiciones que tienen. Este es el momento en el que el CGI invade el ochenta por ciento de la pantalla. Llega a generar una sensación de agobio, no hay tiempo para asimilar ni disfrutar del espacio y tiempo de lo que están viviendo.

Otra pata de palo que se repite cada vez más en las películas de este género es la construcción de un villano plano. El malo es malo porque sí. Ha desaparecido la figura de un enemigo tangible con el que poder empatizar.

En definitiva, el espectador general va a disfrutar de la película. La liga de la justicia no es buena como para emocionarse, ni tan mala como para preocuparse.

Puntuación: 6/10

Puntuación usuarios:
Media: 3