It ha llegado, y a lo grande

Esta nueva adaptación de New Line y Warner Bros sobre la novela de Stephen King, “It”, se ha convertido en el mejor estreno de una película de “terror” alcanzando los 179 millones de dólares en todo el mundo. Más adelante, matizaré el porqué de las comillas. En este ensayo no leeréis nada nuevo acerca de lo que ya se haya escrito de la película, pero sí expondré la experiencia que me ha transmitido.

it 2

En esta ocasión, Andy Muschietti (Mamá) ha sido el encargado de revivir esta cinta y llevarla a la gran pantalla. Pero, ¿desde cuándo acuñamos el término de terror al género fantástico? It no es ni mucho menos la gran película de terror del año, pero no por eso deja de ser una buena película que consigue atraparte, en cierto modo. La experiencia que genera la película es similar a la de un pasaje del terror: ambiente sombrío, emoción y criaturas deformes. El verdadero miedo que podría dar el payaso de Pennywise (Bill Skarsgård) es la humanidad que podría existir en él, no lo sobrenatural.

El público que ha leído la novela original de King o ha visto la TV movie de 1990 de Tommy Lee, le sabe a poco o le falta información. Lo que provoca en las nuevas generaciones tras visualizar la película es ir a buscar el texto original y consultar los vacíos narrativos. Sientes que algo se ha perdido al volar del papel a la cinta.

Sin ir más lejos, It cuenta la historia de un grupo de niños que decide explorar, conocer y aceptar, mientras dejan atrás sus mayores miedos. En cuanto al reparto, todo un acierto. Muschietti ha sido capaz de mostrarnos la evolución de unos personajes perfectamente desarrollados. Consigue hacernos testigos de la primera conversación de un niño con una chica, el primer flechazo e incluso la primera atracción sexual.

it bici.jpg

A pesar del miedo que pueda sembrar Pennywise en el pueblo de Derry, deja espacio para que los jóvenes disfruten del paso a su madurez. Tan pronto están despellejando a un joven como regocijándose en un lago. Algo que podría haber potenciado el pavor hacia Pennywise hubiera sido ocultarlo con un lenguaje simbólico. Acabaremos hartos de verlo en todas y cada una de las secuencias. No hay que olvidar que el mayor miedo del espectador sólo lo conoce él, y dar pie a la imaginación nunca está de más.

A los más cinéfilos y seriéfilos, las inconscientes referencias a Super 8, los fantásticos Goonies o la aclamada Stranger Things son inevitables, aunque el texto original se remonte a 1986. Como película consigue funcionar, entretiene y te deja intranquilo y con ganas de conocer la novela de King.

Puntuación: 7/10

Puntuación usuarios:
Media: 2