Death Note (2017) es la adaptación cinematográfica del manga y anime homónimo. La película ha sido producida en este caso por la todopoderosa Netflix, veremos que tal lo ha hecho.

La trama gira entorno a la misma idea que la serie: un adolescente llamado Light que se encuentra un cuaderno (Death Note) con el que puede matar a gente sólo con pensar en su rostro y escribir su nombre.

Light encuentra el libro que empieza todo

Con esta arma en su poder y en compañía de Ryuk, dios de la muerte propietario del cuaderno, decide hacer justicia eliminando delincuentes. Un excéntrico detective que se hace llamar L intenta poner fin a sus planes.

Original vs adaptación

Aunque la idea central es la misma que la de la serie, los acontecimientos que la rodean no. Era de esperar que la historia no fuera la misma ya que tiene que durar mucho menos. Y los que hemos visto el anime esperábamos una versión occidentalizada de éste, pero es menos que eso.

Aspectos visuales llamativos en Death Note

Los personajes son inverosímiles, planos y mal construidos, los diálogos son artificiosos y la narración tan pobre que los personajes cuentan constantemente lo que está pasando. Vamos, que toman por tonto al espectador.

¿Dónde está la esencia?

Está bien que no sea igual que el anime pero podrían haber mantenido parte de su esencia, como la personalidad de sus personajes. Light (aparte de poco creíble) en vez de un sociópata frío y calculador, es un pardillo inseguro al que le falta un hervor. No, no hay batalla de egos e ingenios porque Light desde el principio se lo pone todo en bandeja a L, que tampoco es mucho más listo que él. La única que podría acercarse a esa frialdad es Mia (Misa), pero más bien es una sádica idiota. Ryuk es el único que se salva y apenas aparece.

Protagonista de Death Note con la mirada perdida
Tampoco mantienen lo que es quizás el punto más fuerte de Death Note; la incitación a reflexionar sobre la justicia. Esta reflexión sólo se intuye al final de la película, resultando uno de los mejores momentos o el único que merece la pena.

Aspectos formales

No todo es terrible, la película entra por los ojos bastante bien. La estética, el montaje, los planos, la fotografía, el sonido y la música son bastante interesantes y llamativos, pero hacen que más que una película parezca un videoclip. Se comen completamente al contenido y queda excesivo y sobrecargado.

Death Note adquiere la forma de un videoclip
Esta nueva interpretación de Death Note resulta un quiero y no puedo de drama psicológico y de película romántica y una mezcla entre Escuadrón Suicida y High School Musical con tres o cuatro muertes sangrientas.

La verdad es que, aun sin compararla con el anime, tampoco es una película que merezca mucho la pena.

Puntuación: 3,5/10

Puntuación usuarios:
Media: 1.5