Incertidumbre entre las masas

Bohemian Rhapsody llega a los cines españoles sembrando dudas entre los espectadores. ¿Es buena? ¿mala? ¿merecer la pena? Alejando G. Calvo apunta desde Sensacine, que la película está dirigida para los fans y se ciñe a la estructura del biopic. Nosotros estamos de acuerdo. Sigamos demigándola:

Un nombre que pisa fuerte

Queen es uno de los grupos más importantes de la historia del rock, para algunos el mejor. La herencia del grupo británico es tan alargada que parecía imposible llevarlos a la gran pantalla y salir ileso. Cuando hay fans, hay miles de lupas.

La película arrancaba bien desde el comienzo al anunciar a Rami Malek como Freddie Mercury. Sabemos que hoy en día el maquillaje y la peluquería hacen milagros, pero en esta ocasión partían de una buena base. El actor se ensalza con una actuación soberbia que podría haber llegado al diez de no ser por el evidente playback. No estoy en contra de esta elección. La voz de Mercury es única, pero nos aleja más de la ficción y nos recuerda la inconmensurable sombra de Queen.

La verdad está sobrevalorada

Anthony McCarten y Peter Morgan, integrantes de la banda, ayudaron a construir un guion que levantó sospechas entre los más expertos. La veracidad de los hechos se pone en duda. Inevitablemente esto ocurre en bastantes biopics, y no por ello dejan de ser buenas películas. Si algo nos enseñó Big Fish, es que a veces vale con disfrutar del cuento sea real o no.

Rami Malek en la piel de Freddie Mercury
Rami Malek en la piel de Freddie Mercury

Las hazañas están exageradas y los personajes caen realmente bien (menos Freddie en determinados momentos), ¿pero hay algo más exagerado que Queen? ¿acaso hay alguien que no haya puesto en duda los vídeos de sus multitudinarios conciertos? La realidad supera a la ficción. Los momentos que hacen grande a Bohemian Rhapsody se basan en esos encuentros íntimos en los que la banda se hunde y crece. Esos espacios en los que forjaron sus grandes canciones. Esa dinámica que les convirtió en leyenda.

Canta, siente y disfruta

Los conciertos no tienen nada que envidiar a los eventos reales. La realización es excelente y nos transporta a ese gran videoclip que compone gran parte de la película. He de destacar el momentazo del Live Aid en el que Mercury lleva a su máxima expresión el vínculo que estableció con su público. Reconozco que si traes los deberes hechos de casa, te será complicado no arrancarte a cantar.

Seas fan o no de Queen, Bohemian Rhapsody es una película entretenida, si acaso un poco larga de más. Los personajes viven y respiran, incluso algunos de los secundarios. La estructura es algo convencional pero funciona. El cine y la música se vuelven a unir para crear una experiencia divertida y simpática. No os la perdáis.

Puntuación: 7,5 / 10.

Puntuación usuarios:
Media: 3